Salsa para albóndigas

Salsa para albóndigas

¡Hola salseros y salseras y bienvenidos a que recetasdesalsas.club! El blog con las salsas nacionales e internacionales para tu deleite. Hoy vamos a preparar una salsa para albóndigas. Una receta de mi señora madre. Vamos a ello…

Preparación

  • Calentamos a fuego suave una sartén ancha y vamos a añadir un par de dientes de ajo que estén bien picados. Los integramos bien en el aceite, y vamos a dejar que se cocinen aquí durante un par de minutos.
  • Siempre a fuego muy suave. Lo que queremos ahora es aromatizar el aceite con el aroma del ajo. Así que no buscamos cocinarlo como tal. Pasados esos dos minutos, vamos a añadir la almendra triturada en trozos grandes. Subimos ahora la potencia del fuego y vamos a tostar aquí las almendras. Y de paso, terminamos de cocinar el ajo.
  • Pasados 3 minutos más de tostado, vamos a añadir una buena pizca de sal. Un poquito más de perejil picado, que este ingrediente es muy barato… muy agradecido y mejora un montón los platos. ¡A mí me encanta también! Y ahora vamos a echar como un litro de caldo de pollo. Si no tienes, puedes añadir agua, y ya está. Pero el caldo de pollo le va a dar un toque extra.
  • Ahora mezclamos brevemente todos los ingredientes y dejamos que se cocinen durante alrededor de 2 minutos más a temperatura media. Que haya intercambio de sabores. Pasado este tiempo, no necesita más cocción, de momento.
  • Vamos a introducir toda esta salsa dentro de un vaso batidor, o lo que sea, cualquier instrumento que sirva para triturar alimentos. Eso sí, lo más importante, nos vamos a asegurar que no quede ningún trocito de la almendra dentro de la cazuela. Bueno, de la almendra o del perejil o del ajo. Que no quede ni un solo ingrediente. Todo para dentro, para la batidora.
  • Ahora vamos a triturar todo esto, de tal manera que al cabo de unos pocos minutos vamos a obtener una salsa, nuestra salsa para albóndigas. Y al cabo de uno o dos minutos de triturado, vamos a obtener una salsita con cuerpo, pero sobre todo sin grumos. Si crees que te ha quedado muy densa, es el momento de añadir un poquito más de caldo. Ahora lo que vamos a hacer con la salsa, va a ser volver a verterla donde la habíamos cocinado antes. La vamos a calentar a fuego medio y vamos a introducir las albóndigas dentro de ella.

¡Buen provecho!

0/5 (0 Reviews)

Salsas Relacionadas

Ir arriba